TRATAMIENTO DEL TRASTORNO POR ESTRÉS POSTRAUMÁTICO EN SANT CUGAT

Trastorno por estrés postraumático (TEPT)

El trastorno por estrés postraumático (TEPT) es un trastorno de ansiedad que puede aparecer después de que una persona sufra o haya presenciado un acontecimiento impactante, terrorífico o peligroso.

 

Este acontecimiento traumático puede ser de diversa índole: abusos, violaciones, accidentes de tráfico o de otro tipo, ataques violentos, desastres naturales, muertes traumáticas, guerra, cautiverio, etc.

 

Generalmente los síntomas se suelen presentar en los primeros tres meses del incidente traumático, pero en ocasiones pueden aparecer más tarde y a veces después de los años.

 

Para considerar que se trata de un trastorno por estrés postraumático, los síntomas deben durar más de un mes y al mismo tiempo ser suficientemente graves como para interferir significativamente en el desarrollo personal en las esferas sociales, laborales y / o familiares.

 

El pronóstico del trastorno difiere de una persona a otra. Algunas personas se recuperan en unos pocos meses, mientras que otras mantienen la sintomatología durante mucho tiempo o incluso de manera crónica.

 

Los síntomas de este trastorno generalmente se describen dentro de cuatro tipos:

 

  • Recuerdos intrusivos. Pueden incluir los siguientes síntomas: Recouerdos recurrentes, involuntarios y angustiosos del hecho traumático. Reviviscencia del incidente traumático como si estuviera sucediendo de nuevo. Pesadillas sobre el hecho traumático.

 

 

  • Evasión. Puede incluir los siguientes síntomas: Mantenerse alejado de los lugares, los eventos u objetos que recuerden la vivencia traumática. Evitar los pensamientos o los sentimientos relacionados con el hecho traumático.

 

  • Cambios en el pensamiento y los estados de ánimo. Pueden incluir los siguientes síntomas: Insensibilidad emocional, pensamientos negativos y / o de culpa sobre uno mismo, o sobre otras personas o sobre la vida en general. Dificultad para mantener relaciones íntimas o cercanas. Problemas de memoria sobre el propio acontecimiento traumático o sobre cualquier otra situación. Dificultad para sentir alegría y satisfacción. Falta de motivación.

 

  • Cambios en las reacciones físicas y emocionales. Pueden incluir los siguientes síntomas: Asustarse fácilmente. Estado de alerta constante y/o sensación de peligro. Trastornos del sueño. Dispersión. Conducta autodestructiva. Ataques de ira recurrentes. Sentimientos de culpa o vergüenza.

 

Hay que tener presente que los síntomas pueden variar según la persona que sufre el trastorno por estrés postraumático (TEPT) y también pueden cambiar con el transcurso del tiempo.

 

Los síntomas en los niños pueden ser diferentes de los síntomas de los adultos y pueden incluir, sobre todo en niños menores de 6-7 años:

  • Orinarse en la cama después de haber aprendido a ir al baño.

  • Perder el habla.

  • Aferrarse exageradamente a las figuras paternas o cercanas.

  • Representar el acontecimiento traumático en los juegos.

 

Los niños mayores y/o los adolescentes pueden presentar síntomas más parecidos a los de los adultos. Además, pueden presentar conductas disruptivas, destructivas o poco respetuosas. Pueden aparecer también sentimientos de culpa, vergüenza o venganza según la persona y el hecho traumático vivenciado.